Si has llegado hasta aquí es porque probablemente te guste mi trabajo, tengas perro y te ha picado la curiosidad.

Pues tu curiosidad tiene premio y, si decides estar dentro de mi «hogar online», todavía más.

Tú ahora mismo disimulando tu curiosidad y cotilleando a ver ese premio.

Si te suscribes a mi «hogar online» (es gratis, yes), recibirás mis perricartas y estas tienen sus ventajas…

Serás la primera persona en enterarte de todo y en tener prioridad total: lanzamientos de campañas, próximos destinos a los que voy a ir, formaciones y otras movidas de las mías que probablemente te interesen.

Habrá cosas que solo diré/entregaré/premiaré… por perricarta. Lógicamente no te pienso dar ni una pista aquí. ¡Es lo que hay!

Te contaré anécdotas e historias de clientes/as que te harán darte cuenta de que cada encargo es único e irrepetible. Anécdotas para descojonarse, otras para emocionarse, otras para reflexionar.

Recibirás reflexiones que te harán darle un voltio sano a tu forma de pensar. Muchas, muchas, muchas reflexiones sobre la vida, la fotografía y el mundo del perro. Tengo el presentimiento de que esta parte te va a gustar mucho (y que hasta en ocasiones lo vas a necesitar).

Recibirás consejos de vez en cuando para que puedas mejorar las fotografías que tú le haces a tu perro. Yes, solo por estar dentro. Por la face.

Recibirás una galería completa con 164 fotos nada más apuntarte de una tarde que pasé en Granada y en julio fotografiando a una familia con tres perros. Spoiler : terminamos en el río. Esto nunca lo he hecho públicamente por RRSS. Solo por videollamada y ahora te doy esta posibilidad de ver un trabajo completo con tan solo un par de clicks. Así podrás conocer de la mejor manera cómo es mi trabajo de verdad.

Y alguna cosa más que a saber qué. Yo también quiero que para mí sea un poco sorpresa y curiosidad esta aventura. Así esta movida se disfruta más. Tanto tú como yo. ¡Yas!

Te pongo al día sobre algo muy importante, por si no lo sabes…

No soy una planta. No vivo de la lluvia ni haciendo la fotosíntesis.

 

Tengo mis necesidades básicas al igual que tú: como, bebo, me visto,…

Mi perro igual (menos vestirse).

Te digo esto porque mi trabajo es este.

Soy fotógrafa profesional, vivo de esto.

Me dedico a conseguir un recuerdo lo más natural, espontáneo y bonito posible de las familias que me contratan con sus perros.

Esta es mi pasión, queridas, y cada vez esto va a más (sino no te habría animado a entrar en esta página y mucho menos estarías leyendo estas palabras).

Es por eso que si te suscribes te intentaré convencer de que te regales una tarde con recuerdos de calidad y mucho disfrute con tu perro y conmigo tras la cámara y/o te animaré para que juntos/as mejoremos las fotografías que le haces en tu día a día a tu perro.

Y pasará una de estas 3 cosas:

1. Cederás, me dirás «Enya, quiero que me hagas fotos con mi perro» y disfrutarás de una de las experiencias más bonitas que vivirás en la vida.

2. Resistirás la tentación y no te haré fotos con tu perro pero consumirás mi contenido de forma gratuita. ¡Nada en contra tuyo si haces eso, ojo! Yo encantada de tenerte y leerte cuando quieras responder a mis correos.

3. Te molestarás porque te intenté vender mi trabajo y te darás de baja, cosa totalmente respetable.

Aquí tú decides sin compromiso ❤️

¿Pero quién narices soy yo?

Mi nombre es Enya Kyokai.

Mi nombre es real, mi apellido no tanto.

Soy del levante y un poquito del sur.

Nací hipoacúsica y desarrollé mi capacidad de observación más de lo común y más pronto que los demás. Mi madre me hizo admirar el arte, mi padre querer a los animales y Lucas ha sido el empujón definitivo para hacer lo que hago: recuerdos eternos de una vida que desafortunadamente pasa volando y sin darnos cuenta (pero para algo estarán las fotos, ¿no?).

PD. También, me gusta brunchear, el arroz a banda y las tartas de queso 😏